Dolor

Dolor 2017-05-08T18:13:37+00:00

El dolor de la Endometriosis

En la endometriosis el dolor puede ir en aumento con los años al avanzar la enfermedad. Tomar píldoras “anovulatorias” (que paralizan la menstruación) no garantiza que no se tenga dolor, aunque ayuda a frenar el avance del tumor, que se alimenta de estrógenos.

Tratar el dolor de la endometriosis resulta muy complicado para enfermas y médicos/as porque, en una misma persona, pueden convivir todos los tipos de dolor tratados por la medicina: crónico y agudo, visceral, neuropático, inflamatorio…

La gran regla de oro en la endometriosis es no pensar que la intensidad del dolor tenga que ver con la gravedad de la enfermedad.

Hay pacientes que tienen pocos “implantes tumorales” (sitios donde hay endometriosis en los tejidos) y muchísimo dolor; y hay pacientes con poco dolor que están absolutamente invadidas por la enfermedad y necesitarán cirugías complejas, incluída la ostomía .

Como vemos, es una enfermedad con muchas caras.

El dolor de la endometriosis no sólo sigue el calendario menstrual y doliendo mucho los días de regla. En uno de cada cuatro casos ese dolor puede ser constante, diario o simplemente independiente del momento del ciclo menstrual (dolor crónico).

El dolor de la endometriosis es impredecible día a día, no es cíclico, tiene mucho en común con la fibromialgia.

A las 10 de la mañana estás bien y, a las 14, puedes caer fulminada de dolor. El dolor puede ser continuo o a intervalos, ir y venir en oleadas (pulsátil).

Puede ser súbito/repentino (y con una gran intensidad, como 7, 8 o 9) o puede ir instalándose poco a poco, insidiosamente, desde un nivel 2 o 3 de incomodidad hasta un 8 o 9 de la escala.

Tipos de dolor en la endometriosis

Desde nuestro punto de vista de afectadas, hay dos grandes tipos de dolor:

  • El que se percibe como muscular, inflamatorio (calor y pesadez), agarrotamiento o pesadez (dolor por fuera) (puedes llegar a pensar que se trata de lumbalgia o ciática, por ejemplo)
  • El que se percibe como retortijones, calambres eléctricos o cólicos menstruales, dolor de útero, dolor de ovarios, desgarro, cuchillada o que “tiren” de tus órganos hacia el suelo (dolor por dentro, visceral).

El dolor de la endometriosis se percibe en sitios muy característicos para las mujeres que la sufren:

  • Debajo de las costillas
  • Abdomen (zona estómago o diafragma)
  • En la espalda en la parte de arriba (reflejo del diafragma)
  • En la pelvis, vejiga, ovarios, útero (zona baja de la barriga)

  • Lumbares (detrás de los riñones)
  • Caderas (trocanteritis)
  • Dolor bajo los glúteos (“pseudociática” y síndrome del piramidal o atrapamiento del nervio pudendo)
  • Dolor que impide andar en los muslos y pantorrillas (ciática propiamente dicha)
  • Incluso fascitis plantar